Jidoka es una palabra japonesa que en el entorno del TPS (Toyota Production System) se viene traduciendo como “automatización con un toque humano”.
Es por tanto un automatismo con capacidad para reaccionar, generalmente parando la instalación ante la aparición de un defecto.

El objetivo que hay detrás de esto es “fabricar bien a la primera”. Se lleva el control del defecto hasta la propia causa raíz, para evitar a toda costa que se propague.


Jidoka es importante en la historia del TPS. Fue introducido por Kiichiro Toyoda (fundador de Toyota) en los telares de su empresa familiar (Toyoda Loom Works) al idear un dispositivo para parar automáticamente la lanzadera del telar si se rompía un hilo.
Jidoka da capacidad a las máquinas de reaccionar en lugar del operario. Esto quiere decir que el operario no necesita estar pendiente de las máquinas para asegurar que están funcionando correctamente. Un operario puede atender así varias máquinas: la productividad aumenta. Pero en este caso es conveniente contar con algún sistema que permita a un operario comprobar de un vistazo si todo está funcionando como debe, esta es la función del “Andon”.

Otros conceptos asociados a “Jidoka”:

Originalmente se traducía directamente del japonés como “automatismo”. Posteriormente se concretó el concepto refiriéndolo a la capacidad de la máquina de “tomar la decisión” que un operario tomaría al detectar el defecto.
Se puede encontrar asociado también a las acciones posteriores a la parada de la instalación, es decir: Jidoka = (detección + parada) + (analizar causas + eliminar causa raiz)
Puede asociarse al diseño de instalaciones, de modo que sea “a prueba de errores” y pueda liberar al personal de operaciones son valor añadido.
Los dispositivos jidoka pueden ser similares a los poka-yoke. Se pueden utilizar sensores de contacto, de posición, de presión…pero si en el caso del poka-yoke existía una relación directa con las operaciones del operario, en este caso no es así. Jidoka implica no solo la detección de la anomalía sino también la reacción automática por parte de la máquina, ya sea con la parada de la instalación o con la subsanación directa del problema.

El concepto “Autonomation”

Se llama “Autonomation” a la característica de la máquina que provoca el efecto “Jidoka”. Es decir, es el mecanismo en sí que le da “el toque humano” a la máquina.
La máquina será quien “esté pendiente” de la posible aparición de anomalías y provocará la parada cuando se produzca.
Una “anomalía” puede ser tanto un problema de calidad, una avería inminente o un riesgo de sobreproducción.

“Autonomation” no resuelve el problema (lo cual sería alcanzar el nivel más alto de la automatización), pero obliga al personal a concentrar sus esfuerzos en un problema concreto.