Uno de los fundamentos del Lean Manufacturing es la Estandarización.

El “Estándar” es una referencia que nos indica cual es “la mejor forma conocida de realizar un trabajo”(aquella que proporciona la máxima seguridad y eficiencia).

 

Puede venir en forma de procedimiento, norma, regla, instrucciones…en definitiva es algo en lo que podemos (y de hecho debemos) fijarnos.

Entendemos que si los procesos siguen el estándar los resultados serán los mejores que se pueden obtener.
Cualquier mejora en el proceso implicará una actualización del estándar. Y para sostener esa mejora habrá que respetar el nuevo estándar. Por eso podemos decir que sin estandarización no hay mejora posible.