One-piece-flow es “flujo de una pieza”.

El concepto de “flujo de una pieza” implica que una única pieza pasa de operación en operación en lugar de ser el lote de piezas el que se desplace.

En la práctica puede ser inviable reducir el tamaño de los lotes a una pieza (por ejemplo, en tortillería), pero habrá que determinar cuál es el mínimo que hace factible su implantación.

Fabricación por lotes (producción desacoplada):

  • falta de transparencia
  • problemas ocultos por el stock
  • defectos descubiertos tarde (afectando a grandes volúmenes)
  • esperas
  • falta de comunicación entre puestos
  • falta de enfoque al cliente interno
  • plazos de entrega largos

Fabricación en flujo de una pieza (producción acoplada):

  • el proceso se vuelve transparente
  • operaciones y procesos acoplados (incremento de productividad)
  • gran reducción del stock
  • mayor dependencia de la eficiencia de los equipos
  • mayor flexibilidad requerida
  • cadencia equilibrada
  • plazos de entrega cortos
  • lo defectos se detectan de inmediato

Para poder trabajar eficientemente en flujo de una pieza es necesario realizar antes una serie de acciones:

  • Minimizar los tiempos de cambio (SMED) (la teoría del lote económico deja de tener valor)
  • Maximizar la eficiencia de los equipos (OEE) (ya no habrá stock que esconda los problemas)
  • Equilibrar la cadencia de los medios de producción (todos trabajan al mismo ritmo)
  • Minimizar los transportes y desplazamientos (mediante el acoplamiento de los medios de producción)

El efecto del flujo de una pieza sobre la prevención de defectos se muestra en la imagen adjunta.

Como vemos, la fabricación por lotes puede provocar haber fabricado muchas piezas defectuosas antes de darnos cuenta del error.
Por otra parte, en el flujo de una pieza no sólo se detecta inmediatamente el error, sino que al haberse acoplado y mejorado la comunicación entre puestos, la solución se aplica de manera más rápida y eficiente.