El nivelado de la demanda en el ámbito del Lean Manufacturing se refiere al sostenimiento del nivel de la producción en determinados períodos de tiempo.

Partimos de la demanda de cliente, que por lo general es muy variable y difícil de prever. Respecto a la estimación de la demanda del cliente, es conveniente implicar al departamento de Ventas / Marketing para no tener que depender exclusivamente de datos históricos, que cada vez muestran menor fiabilidad.

En cualquier caso es necesario partir de una previsión de la demanda:

Dado que en Lean Manufacturing se pretende ajustar los medios a la demanda del cliente, ante una demanda irregular podremos ajustarnos en la medida en que los medios de producción sean flexibles:

  • para adaptarse a distintos ritmos de fabricación (por ejemplo, mediante variación del número de operarios en línea chaku-chaku)
  • para compensar las variaciones de la demanda con distintas secuencias de fabricación de productos (Heijunka)

En la práctica es necesario trabajar asumiendo que la demanda es constante durante determinados períodos de tiempo, de forma que las líneas de producción se ajusten a un supuesto ritmo de demanda de cliente que será por tanto constante en el período de tiempo considerado.

En este ejemplo consideraremos que hay 4 niveles de demanda de cliente sostenibles en períodos de entre 2 y 5 meses. En cada uno de esos períodos podríamos considerar la demanda de cliente constante, que se traduce en un “ritmo de cliente” (takt time) constante que tomamos como referencia para el balanceo de las líneas de producción.

Está claro que dicha aproximación debe ser continuamente revisada, y que por otra parte supone (estrictamente) sobreproducir en cierta medida.
En cualquier caso, llevar a cabo este tipo de estudios es positivo, ya que permite anticipar variaciones importantes en la demanda, facilitando el ajuste de los recursos.

Una forma de adaptarse a esas variaciones de la demanda es la aplicación del nivelado de la producción Heijunka, que aprovecha las posibilidades de las combinaciones de productos en líneas de fabricación para compensar las variaciones en la demanda.